miércoles, 14 de diciembre de 2016

Cosechando la remolacha


Montones de remolacha en La Huerta (Haza)

Resultado de imagen de sembradora de remolacha
Todos los cultivos han tenido una gran evolución desde hace años. La remolacha es quizás uno de los que más ha evolucionado.

Desde la siembra, que antaño se hacía con las típicas máquinas de mano,  que dejaban los granos de la semilla muy juntos y además eran multigermen  y obligaba a realizar el primer trabajo y uno de los más duros, "entresacar": Con una azadilla se dejaban la pequeñas remolachas separadas unos 20 cm., eliminando el resto.
fotoQuien no recuerda los surcos interminables, el dolor de riñones, la merienda de pan y cacahuetes, ... Ahora, con semillas más avanzadas (monogermen), nacen una a una, y máquinas que siembran cada semilla a la distancia justa se evita esta dura labor. Se fue evolucionando a máquinas de 2-3 surcos tiradas por caballerías y en la actualidad máquinas de precisión que siembran 6-8-...12 surcos a la vez.

El riego, antes por su pie y en la actualidad por aspersión, con menor trabajo y un importante ahorro de agua.

Resultado de imagen de gancho de sacar remolachaY la recolección. Hemos pasado de sacar las remolachas a gancho, y escocotando (limpieza de las hojas de la remolacha eliminándolas con medias hoces deshechadas para labores de siega)  una por una, pasando por deshojadoras y arrancadoras, hasta llegar a la maquinaria actual: una gran cosechadora con una tolva enorme que saca las remolachas a la cabecera de las tierras y posteriormente son cargadas en camiones por un cargador automático. Ya no hay que hacer los montones redonditos, tapados con hojas, de antaño, ni sufrir los rigores del invierno, que congelaban los montones y hacían la carga casi imposible, además de sacarlas con los carros tirados por tres machos que se clavaban hasta los ejes por la pesadez del terreno. ¡¡¡Qué tiempos!!!




Resultado de imagen de cosechadora de remolacha

Resultado de imagen de cosechadora de remolacha








Sin embargo, a pesar de la mecanización de todas las fases de producción, parece que la menor rentabilidad con respecto a otros cultivos, por el desplazamiento de las fábricas azucareras a comarcas alejadas de la nuestra y la complejidad de los tratamientos del cultivo para obtener buenos resultados, ha hecho desaparecer en gran medida el cultivo en nuestra zona, siendo muy pocos los agricultores que aún mantienen cupos para su producción.

Fotografías de Internet