domingo, 8 de mayo de 2016

El juez exculpa al secretario de Fuentemolinos de prevaricación

No considera acreditado que tuviese constancia de la deuda contraída por el cuñado del exalcalde en relación a unas tierras arrendadas. Certifica que no poseía la documentación

 

S. Rioseras / Aranda - sábado, 30 de abril de 2016
Imagen de archivo del pleno celebrado en julio de 2014. En la mesa, el secretario mostrando una grabadora. DB
Ni prevaricación, ni falsedad documental, ni cohecho ni infidelidad en la custodia de documentos. La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Burgos ha dictaminado el archivo de las actuaciones por los citados delitos contra Manuel Verde, secretario del Ayuntamiento de Fuentemolinos entre el 4 de julio de 2012 y el 26 de junio de 2014. Fecha, esta última, en la que presentó su baja voluntaria para desempeñar su labor en un pueblo de Sevilla.
Al funcionario se le acusó de haber ocultado la documentación relativa a la adjudicación, mediante subasta pública, de unas fincas rústicas de propiedad municipal arrendadas a José Cobos, cuñado del que en ese momento -noviembre de 2009- era alcalde del pueblo, César de la Fuente.
Los papeles fueron requeridos por los tres restantes concejales del Partido Popular (PP), que gobernaban en solitario, puesto que el adjudicatario llevaba sin pagar la renta por la explotación agraria desde el año 2011. Antes de interponer la demanda contra Verde y De la Fuente, requirieron a este último regularizar la situación. Ante su negativa exigieron al secretario reclamar la deuda y poner fin al contrato.
Esta segunda petición se cumplió en enero de 2013, pero Cobos no pagó y volvieron a pedir el cobro. Cinco meses después, el adjudicatario de las fincas presentó un escrito en el Ayuntamiento manifestando que nunca tuvo arrendado terreno alguno en el municipio.
Así lo certificaron el secretario  y el alcalde, pues no existía documentación al respecto en el Consistorio. Sin embargo, durante un pleno extraordinario de agosto de 2013, aparece la documentación y Verde procede a reclamar el pago.
Por su parte, De la Fuente -a quien también señalan sus compañeros del PP por ser el auténtico trabajador de las tierras a pesar de haber sido su cuñado y no él el adjudicatario de la finca- negó la autenticidad de los documentos y las firmas presentadas. Postura que desacreditó la prueba pericial caligráfica presentada en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Aranda, donde se vio la causa en primera instancia. Gracias a esta comprobación se certificó que la rúbrica realizada en el apartado de ‘el adjudicatario’ correspondía a De la Fuente y no a su cuñado.
Precisamente fue este uno de los motivos por el que el tribunal arandino recomendó continuar la causa contra De la Fuente. En el caso de Verde, se pidió archivar la denuncia tal y como confirma ahora la Audiencia Provincial tras desestimar el recurso de apelación presentado por los ediles del PP.

Sin pruebas

La sentencia, contra la que no cabe recurso alguno, constata que Verde nunca tuvo constancia de la existencia de la deuda derivada del impago de la renta hasta que se le entregó la documentación en el pleno extraordinario de agosto de 2013. Del mismo modo, le exime de toda culpabilidad como cómplice o cooperador necesario de un presunto delito de prevaricación y falsedad documental al producirse dos años antes de que él comenzase a trabajar en el Ayuntamiento.
Además, según se recuerda en el texto legal, las pruebas periciales caligráficas demostraron que fue De la Fuente el autor de los documentos a los que se refiere la acusación sobre falsedad.
Actualmente Verde ejerce como secretario en un pueblo de Sevilla, desde donde se muestra satisfecho por la resolución judicial: «Por fin se ha limpiado mi imagen después de todo el circo mediático que se ha generado», comentó, y recordó que esta «batalla» comenzó porque se «negó a aceptar que la alguacila continuase cobrando en negro», aseveró. «Pero eso es una pieza separada de este caso sobre el que se tendrá que pronunciar el juez». Sobre lo que sí se han hablado los tribunales, dijo, es acerca de la devolución de la paga extra a los funcionarios. «Aún no la he cobrado».