lunes, 31 de agosto de 2015

Goyo Domínguez: Profeta en su tierra

Después de casi tres décadas de una brillante trayectoria creativa, por fin pudo verse ayer por primera vez en la provincia la obra del pintor ribereño Goyo Domínguez, conocido y cotizado internacionalmente pero que ha pasado desapercibido en su tierra. Eso sí,  fue un efímero ‘espejismo’  ya que el artista natural de Fuentecén expuso sus trabajos durante apenas  dos horas para los privilegiados paisanos que acudieron en buen número ayer sábado después de la misa al Centro Cultural Carmelo de la Fuente.
Afincado en la localidad albaceteña de Hellín, de donde es originaria su mujer, Goyo reconocía que hasta ahora no se había prodigado por Burgos «más preocupado por una proyección internacional» ya que había venido trabajando en exclusiva con  la galería de arte Sammer Gallery , situada en pleno corazón de Puerto Banús (Marbella) y con salas permanentes en Madrid, Londres, Miami y Moscú.
Goyo Domínguez posa ante dos de sus obras, entre ellas un collage, que es lo último en lo que está trabajando para una galería holandesa. DB
Goyo Domínguez posa ante dos de sus obras, entre ellas un collage, que es lo último en lo que está trabajando para una galería holandesa. DB

Ya más libre, no pudo rechazar la invitación cursada por el Ayuntamiento de su pueblo para protagonizar una exposición en plenas fiestas patronales. Y para la ocasión apostó por una selección de 17 obras, que constituía una reducida pero representativa selección de su universo creativo: las naturalezas muertas, el cuerpo humano y el paisaje con retratos, composiciones de figuras, bodegones y alguna postal.
Destacado pintor figurativo, sin renunciar a la combinación en ocasiones con elementos de la abstracción, el autor se confiesa heredero de la tradición renacentista europea y del Barroco español pero pasada por un tamiz contemporáneo. «Mi siento muy agradecido a esa estética porque fue un momento en la historia de la humanidad en que saliendo de la oscuridad de la Edad Media se buscaba sobre todo el valor del hombre, el equilibrio y la belleza en sí misma.y creo que eso mismo ahora sigue estando de actualidad», reconocía.
Cuadros más clásicos, como algunos bodegones y oníricos retratos de corte romántico, compartían espacio con sus últimas composiciones: unos collages con la figura humana como eje central. Una serie esta última que está realizando para  una galería holandesa y que se enmarca dentro de su incansable proceso investigador a nivel técnico, especialmente en cuanto al uso de materiales, partiendo de la pintura acrílica y  siempre sobre un soporte rígido como es la madera.
Prácticamente recién aterrizado de una estancia de dos meses en la localidad italiana de Cosenza, Goyo Domínguez se mostraba encantado de la fructífera y enriquecedora experiencia de haber participado junto a un equipo de otros cuatro artistas europeos en un proyecto internacional para la creación del Museo Histórico al Aire Libre. El pintor ribereño  ha realizado cinco murales de 3 x 2 metros en el caso antiguo sobre los siglos XV y XVI, un periodo histórico en el que la ciudad estuvo vinculada con España.