sábado, 2 de agosto de 2014

Un año sin cigüeñas

Este año también vinieron las cigüeñas, incluso se disputaron la propiedad del nido con otra pareja intrusa, sin embargo, cuando ya parecía que habían empezado a incubar desaparecieron, ...,  al menos una de ellas. Después, una sóla ha acudido al nido en contadas ocasiones o la hemos visto posada en los brazos del Cristo de la Iglesia de Fuentecén. Posiblemente, algún percance inesperado la ha apartado de su pareja, a la que como es habitual en esta especie, había jurado amor eterno. Esperamos que el año próximo una nueva pareja vuelva a posarse en lo alto de la Iglesia, vuelva su sonoro crotoreo y los ejercicios pre-vuelo de sus cigoñinos ...